Fundraising como forma de conectar entre patronatos y personas

Las personas necesitan sentir que conectan con otras personas para ser socias de una fundación y contribuir como donantes y saber que están favoreciendo un cambio positivo que aporta soluciones. A la hora de elegir una entidad la cercanía es muy importante, seguida de la reputación y la notoriedad, y tan solo en tercera posición aparece la afinidad con la problemática que aborda.

Las personas necesitan sentir que conectan con otras personas para ser socias de una fundación y contribuir como donantes y saber que están favoreciendo un cambio positivo que aporta soluciones. A la hora de elegir una entidad la cercanía es muy importante, seguida de la reputación y la notoriedad, y tan solo en tercera posición aparece la afinidad con la problemática que aborda.

Estas fueron algunas de las conclusiones que aportó Jorge Larena, en el taller sobre “el papel del patronato en la captación de fondos y el desarrollo de la Fundación” promovido por Fundaciones de Navarra. Se trata de la tercera acción formativa dirigida a Miembros de Patronatos y financiada Convenio formado con Dirección General Economía Social y Trabajo de Gobierno de Navarra. En la misma tomaron parte 14 fundaciones.

Larena, Director de Desarrollo Institucional de la Universidad Pontificia de Comillas, con más de 30 años de experiencia en fundraising, quien abogó por “cuidar los mensajes y la comunicación” y potenciar los relatos sobre donantes y las personas beneficiarias como forma de mostrar resultados positivos.

Como primer acercamiento y de cara a la reflexión, Jorge Larena abordó que las fundaciones pueden plantearse una serie de preguntas como ¿tengo un patronato fuerte? ¿Activo? ¿Puede aportar valor relevante para el fundraising de mi entidad?

De esta forma “el objetivo no es el dinero, es el resultado” porque la clave es el vínculo “crear relaciones duraderas y positivas entre la fundación, las personas y los grupos de interés, para que se vinculen con la causa, tanto económicamente como personalmente porque realmente son partícipes de la misión de la fundación”, como explicó Larena.

A la hora de plantearse una donación hay que tener en cuenta su carácter voluntario, pero también que es una acción que se realiza cuando se pide. “La gente dona a la gente” y se ha comprobado que la tendencia es a la apoyar a “las oportunidades” y al cambio que acarrea mejoras. De ahí que sea importante transmitir los casos de éxito, lo que se consigue.

Además hay que tener claro que el proceso de concienciación y transformación lleva tiempo, por el que es importante establecer “el proyecto colaborativo entre todas las fundaciones para cambiar la cultura y los corazones”. Como cifra indicó que la filantropía mueve en España 29.000 millones de euros, según datos de  BNP Paribas & FORBES.

Como destacó Larena “España es un país solidario” ya que 4 de cada 10 personas ha colaborado económicamente con alguna entidad, con una aportación media de 149,98 euros anuales. El perfil de la persona socia de una fundación es mujer, en un 60%, con un 61% de los socios que supera los 55 años.

En general existe de una tendencia a la reducción de las donaciones corporativas, mientras que crece el fundraising digital y el crowdfunding, todo un reto para la fundaciones. También crecen acciones como el redondeo solidario y las herencias y legados.

En general indicó que es importante potenciar el papel activo del donante con participación, experiencias, información y reconocimiento para generar sentido de pertenencia y emoción.

Respecto al papel del patronato este es fundamental no solo a la hora de solicitar contribuciones a otras personas, si no también para compartir posibles contactos y participar como persona voluntaria en actividades o tareas del Ciclo de PartnerRaising.